viernes, 23 de julio de 2010

Leyenda del Fútbol Venezolano Luis "Mendocita" Mendoza


A los 15 años se incorporó al fútbol profesional con el equipo del Banco Agrícola y Pecuario, que más adelante se llamaría Dos Caminos.

En 1964, con 16 años de edad, vistió por primera vez la vinotinto en el Sudamericano celebrado en Colombia.

Durante doce años defendió los colores del Deportivo Italia.

En 1966, vistió el número diez con la selección venezolana que, por primera vez, se incorporaba a las eliminatorias mundialistas en la correspondiente al Mundial del 66.

En 1966, fue elegido el jugador del año en el balompié criollo.

En 1967, participó junto a la selección venezolana en la Copa América.

En 1967, anotó tres tantos para ayudar al Deportivo Italia a remontar un marcador adverso ante el Canarias. La partida finalizó 4-2 a favor de los itálicos.

En 1969, se uniformó con la vinotinto para defender los colores patrios en la eliminatoria a México 70. En cinco juegos marcó un gol importante que significó un empate ante Colombia y el único punto criollo.

Formó parte de la selección de América que se enfrentó al Real Madrid en el Estadio Olímpico ante 30 mil personas.

En la eliminatoria al Mundial de Argentina 77 se rehusó a jugar debido a la estrategia de nacionalizar jugadores extranjeros puesta en práctica por la Federación.

En 1979, jugó su último torneo con la vinotinto al participar en la Copa América de ese año.

En la década de los ochenta dio un paso adelante en su carrera dejando el campo para dirigir el juego desde el banquillo. Cómo estratega, sus primeros pasos fueron al lado de Manuel Plasencia como su asistente en la selección que participó en el preolímpico de Colombia.

Se formó como técnico en Italia, estudió con una beca de Fundayacucho en la Escuela de Coverciano, donde recibió clases de Trapattoni y compartió con personajes de la talla de Fabio Capello.

Cuando se acercaban las eliminatorias al Mundial Italia 90, tomó las riendas de la vinotinto. Dirigió a la selección venezolana en varios partidos amistosos pero abandonó el puesto luego que la Federación intentara imponerle a dos jugadores.

En la década de los 90 inició una nueva etapa en su carrera, ahora detrás de los micrófonos como locutor de radio. A través de las ondas hertzianas denunció la corrupción en la Federación y siguió luchando por un mejor manejo del deporte en el país.

Fuente:
Gol de Venezuela de Edgardo Broner

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada